Datos personales

Mi foto
Fotos de portada:Columna Villarroya 2010. Maica Rivera 2018. Todos los contenidos registrados.

miércoles, 10 de febrero de 2021

Quince poemas en la traducción de Marcela Filippini

 

 

Una selección de quince poemas míos, traducidos por Marcela Filippi, en la presigiosa publicación de Beppe Lopez.

Pinchad el enlace:

  http://infodem.it/default.asp?fbclid=IwAR28t3iCqrfobxL0WeaqUfLCBs6a6K2cidenntuByeuX0yaGNvQZzDbP4vY

El Sena (Trad. Marcela Filippi)

 

 

 

 



EL SENA

De Saint-Denis a Ivry el Sena hace un gigantesco signo de interrogación.

Me pregunto si tal vez tiene pereza por dejar París

y, también, qué hace allí encorvado sobre el afán de los hombres.

Por la noche, el Sena parece un inmenso gusano dormido.

Es la cloaca de París

sólo redimida por miles de poetas impertinentes,

por millones de seres que lo sueñan bello.

Vía láctea del universo metropolitano

comida por los agujeros negros de nuestras frustraciones.

Pero hay algo grandioso en este Sena dormido

cuando refleja en Orsay los colores de Claude Monet

o la sonrisa de La Gioconda al pasar por el Louvre...

Puede ser que todo eso le haya hecho girar sobre sí mismo tantas veces

y no quiera marcharse de París.


LA SENNA

Da Saint-Denis a Ivry la Senna fa un gigantesco punto interrogativo.

Mi chiedo se forse senta pigrizia di lasciare Parigi

e, anche, cosa faccia lì incurvata sulla smania degli uomini.

Di notte, la Senna sembra un enorme verme addormentato.

È la cloaca di Parigi

riscattata soltanto da migliaia di poeti impertinenti,

da milioni di esseri che la sognano bella.

Via lattea dell'universo metropolitano

divorata dai buchi neri delle nostre frustrazioni.

Ma c'è qualcosa di grandioso in questa Senna addormentata

quando riflette nell'Orsay i colori di Claude Monet

o il sorriso della Gioconda passando per il Louvre ...

Può essere che tutto ciò l'abbia fatto girare su se stessa così tante volte

che non voglia lasciare Parigi.


martes, 9 de febrero de 2021

Fontana de Trevi (Traducción: Marcela Filippi)

 


FONTANA DI TREVI I-II/FONTANA DI TREVI I-II

 de/di Miguel Ángel Yusta

(trad. Marcela Filippi)
                                                                                                        Lucía su esplendor el agua luminosa...

FONTANA DI TREVI I

Canta la fuente sola, en medio del silencio
de la tibia y dormida noche romana.
Me aproximo a sus aguas, casi furtivamente.
Lavo mis manos allí de toda culpa
asombrado aún de la belleza,
escondida entre calles imposibles,
que ha estallado llenando mis sentidos.
Busco la calma en el círculo del agua
y musito una oración incomprensible
mientras recuerdo las tormentas
que sin piedad azotan mi camino.
Varias veces lancé ya las monedas
y volveré, sin duda,
con la nostalgia de los años grises,
cuando Anita, voluptuosa, nos arrojaba en brazos
de sueños imposibles en tardes de domingo
en las salas de cines malolientes
donde, a oscuras, viajábamos con miedo
de la inocencia hasta la incertidumbre.
Es casi madrugada y Neptuno me mira majestuoso,
indiferente y frío.

Mientras en un rincón, entre el rumor del agua,
dos amantes acarician bellos sueños.

FONTANA DI TREVI II

Se callaban las horas.
Solamente el rumor de aquellas aguas
inundaba de gozo
un solo corazón, la misma piel.
Y la noche fluía mansamente.
No existía otro mundo
que aquél donde habitaba nuestro amor.


FONTANA DI TREVI I
                                                                                                Sfoggiava il suo splendore l'acqua luminosa...

Canta la fontana da sola, in mezzo al silenzio
della tiepida e assopita notte romana.
Mi avvicino alle sue acque, quasi furtivamente.
Lì lavo le mie mani da ogni colpa
ancora stupitdalla bellezza,
nascosta tra strade impossibili,
che è esplosa inondando i miei sensi.
Cerco la calma nel cerchio dell'acqua
e bisbiglio una preghiera incomprensibile
mentre ricordo le tempeste
che spietatamente si abbattono sulla mia via.
Diverse volte ho già lanciato le monete
e tornerò, senza dubbio,
con la nostalgia degli anni grigi,
quando Anita, voluttuosa, ci gettava sulle braccia
di sogni impossibili nelle sere di domeniche
nelle sale cinema maleodoranti
dove, al buio, viaggiavamo con paura
dall'innocenza all'incertezza.
È quasi l'alba e Nettuno mi guarda maestoso,
indifferente e freddo.

Mentre in un angolo, in mezzo al rumore dell'acqua,
due amanti accarezzano bei sogni.

FONTANA DI TREVI II

Tacevano le ore.
Solo il rumore di quelle acque
inondava di gioia
soltanto un cuore, la stessa pelle.
E la notte fluiva soavemente.
Non esisteva altro mondo
che quello dove viveva il nostro amore.


                                                           (de Pasajero de otoñoHuerga y Fierro editores. Madrid 2018)

Esta noche... (Traducción Marcela Filippi)

 

ESTA NOCHE/QUESTA NOTTE

de/di  Miguel Ángel Yusta

(trad. Marcela Filippi)


Te quería decir en esta noche,

cuando ya nadie habita en la distancia

y dormidos los pájaros

es el silencio dueño de las vidas.

Te quería decir, y te lo digo

—aunque a veces me corte las palabras

el saber que tu oído las escucha

y tus ojos las miran–

que esta tarde cuando volvía a casa,

tan silencioso y solo,

mientras sobrevolaba el pensamiento

utópicos lugares,

de pronto, te me has aparecido

con tus ojos profundos

y tus manos repletas de caricias,

abierta la sonrisa,

piernas de adolescente, apresuradas

por llegar a mis brazos

y rodearme fuerte con los tuyos.

Tu cabello jugando con el viento,

extendidas las manos en el aire,

presentidas caricias.

Venías, llegabas y te quedabas...

Entonces he sentido que la tarde

se llenaba de luces

y que toda la gente sonreía.

Que aún era hermoso el mundo

y los taxis, las casas, los semáforos.

Que las tiendas, las calles, las aceras

se llenaban de luces de repente

e íbamos del brazo, felices como niños.

Pero esta tarde no has aparecido.

Por eso te lo digo,

que te he echado de menos en las horas

que otro día mataban poco a poco.

Y aunque al subir a casa

ha sonado el teléfono y me has dicho te quiero

por un momento, amor, por un momento,

las luces se apagaron en mi alma...

Por eso te repito,

pero tal vez callarme debería,

que cada tarde, amor, que cada tarde,

me dejes que la acabe entre tus brazos.


Volevo dirti in questa notte

in cui nessuno dimora in lontananza,

addormentatisi gli uccelli, 

è il silenzio padrone delle vite.

Volevo dirti e te lo dico

-anche se a volte mi spezzi le parole

il sapere che il tuo orecchio le ascolti

e che i tuoi occhi le guardino -

che questa sera quando tornavo a casa,

così silenzioso e solo,

mentre il pensiero sorvolava 

utopici luoghi,

all'improvviso, mi sei apparsa

con i tuoi occhi profondi

e le tue mani cariche di carezze,

il sorriso aperto,

gambe da adolescente, affrettate

di raggiungere le mie braccia

e circondarmi forte con le tue.

I tuoi capelli che giocano col vento

tese le mani in aria,

intuite carezze.

Venivi, arrivavi e restavi ...

Quindi sentivo che la sera  

si riempiva di luci

e che tutta la gente sorrideva.

Che il mondo era ancora bello

e anche i taxi, le case, i semafori.

Che i negozi, le strade, i marciapiedi

si illuminavano all'improvviso

e andavamo a braccetto, felici come bambini.

Ma questa sera non sei apparsa.

Per questo ti dico,

che mi sei mancata nelle ore

che ammazzano poco a poco un altro giorno.

E anche se salendo a casa

il telefono ha squillato e mi hai detto  ti amo

per un momento, amore, per un momento,

le luci si sono spente nella mia anima...

Ecco perché ti ripeto

Ma forse dovrei tacere,

che ogni sera, amore, che ogni sera,

tu mi consenta di concluderla tra le tue braccia.


(de El camino de  tu nombre. Editorial Quadrivium. Girona 2011)

(Foto. Reinaldo Altamirano)

lunes, 8 de febrero de 2021

Tras el cristal (Traducción de Marcela Filippi)

 


 

https://intraduzionisolmar.blogspot.com/2021/02/tras-el-cristaldietro-il-vetro.html?spref=fb&fbclid=IwAR1tKUvoYy1ZlmyJvP5RcwhhImyLn1FjakwsqkMpN4FRWSyHA00E4-blOeU

 TRAS EL CRISTAL/DIETRO IL VETRO

 de/di Miguel Ángel Yusta

(trad. Marcela Filippi)


TRAS EL CRISTAL la lluvia se estremece

(transparente silencio,

imaginadas formas).

Una gota traza un suave camino,

sin contacto posible, hacia mi mano.

Mis dedos han dejado

que se convierta en luz.


DIETRO IL VETRO la pioggia sussulta

(silenzio trasparente,

forme immaginate).

Una goccia traccia una leggera via,

senza possibile contatto, verso la mia mano.

Le mie dita permettono

che diventi luce.


(de El camino hacia tu nombre. Editorial Quadrivium. Girona 2011)

sábado, 6 de febrero de 2021

Panteón /Pantheon. (Traduccioón: Marcela Filippi)

 


PANTEÓN/PANTHEON

 de/di Miguel Ángel Yusta

(trad. Marcela Filippi)

Todos los dioses reposan apacibles
bajo la inmensa cúpula, dorada con esmero
en tiempos de concordia y tolerancia.
Todos los dioses siguen allí entronizados
con la dignidad de su sabiduría
y prevalecen a la bárbara huella...
En la noche desierta, vigilan la plaza 
esbeltos centinelas alineados
y el rumor de la fuente enmascara el silencio.
Testigos son estas romanas piedras
del sueño integrador de aquel Adriano,
hijo de Itálica y ungido por el sur.
No pudieron violar tanta belleza
los bárbaros antiguos, ni sus hijos
prostituir más los sagrados espacios.
Pervive  la esencia del prodigio.

Allí está vigilante la cúpula sublime,
desafiante, desnuda y armoniosa.
Y cada noche, en Roma,
cuando los hombres duermen,
las viejas piedras cantan, aun heridas,
himnos de libertad y resistencia.


Tutti gli dei riposano placidamente 
sotto l'immensa cupola, diligentemente dorata 
in tempi di concordia e tolleranza. 
Tutti gli dei sono ancora lì intronizzati 
con la dignità della loro saggezza
e s'impongono sulla barbarica impronta... 
Nella deserta notte, sorvegliano la piazza 
sentinelle slanciate allineate 
e il rumore della fontana maschera il silenzio. 
Testimoni sono queste romane pietre 
del sogno conciliatorio di quell'Adriano, 
figlio di Itálica e consacrato dal sud. 
Non riuscirono a violare tanta bellezza
gli antichi barbari, né i loro figli 
prostituire oltre gli spazi sacri. 
Perdura l'essenza del prodigio. 

Lì è vigile la cupola sublime, 
minacciosa, nuda e armoniosa. 
E ogni notte, a Roma, 
quando gli uomini dormono, 
le vecchie pietre cantano, ancora ferite, 
inni di libertà e di resistenza.

                                                                (de "Pasajero de otoño". Huerga&Fierro. 2018)

miércoles, 3 de febrero de 2021

Noche / Notte (Traducción de Marcela Filippi)

 


 

https://intraduzionisolmar.blogspot.com/2021/02/nochenotte.html?spref=fb&fbclid=IwAR1_-h1Viczg1LTtL1TpCtIAVAAAy8G2vyENu81sTKSS_vCUBG4XDK1gsKs

 

 

NOCHE/NOTTE

de/di  Miguel Ángel Yusta

(trad. Marcela Filippi)

                                                                                                             Náufrago de tu nombre     

                                                                                                             llego a tus playas, Roma.


Ella agotó ya todos mis nombres.

Caen las sílabas en lagos de silencio

hacia un olvido cierto de piel y de distancia.

La noche se hace próxima

y la ausencia estremece las aceras grises.

Sólo la luz amarilla de la última pizzería

aparece como un faro al que llego sin fuerza.  

En la estación Termini aún duermen los mendigos

las postreras horas del otoño

y apresuran sus pasos los últimos viajeros.

Intento revivir en mi cerveza helada

bajo la frialdad de los neones

el movimiento de su cuerpo ebrio de luz. 

Y mis dedos pretenden dibujar 

el imposible nombre de sus labios.  

Al final de la noche, náufrago de su aliento,

me pierdo en la tormenta de mis sábanas

en un hotel dormido y solitario

cuando ya ni los perros habitan las esquinas.


                                                                                                            Naufrago del tuo nome

                                                                                                            giungo sulle tue spiagge, Roma


Lei ha esaurito tutti i miei nomi.

Cadono le sillabe  in laghi di silenzio

verso un vero oblio di pelle e di distanza.

La notte è prossima

e l'assenza scuote i grigi marciapiedi.

Solo la luce gialla dell'ultima pizzeria

appare come un faro che raggiungo senza forze.

Dormono ancora alla stazione Termini i mendicanti

le ultime ore dell'autunno

e gli ultimi viaggiatori affrettano i loro passi.

Cerco di rivivere nella mia birra ghiacciata

sotto la freddezza dei neon

il movimento del suo corpo ebbro di luce.

E le mie dita pretendono di disegnare

l'impossibile nome delle sue labbra.

Alla fine della notte, naufrago del suo respiro,

mi smarrisco nella tormenta delle mie lenzuola

in un albergo spento e solitario 

quando ormai nemmeno i cani abitano gli angoli delle strade.


                                                                     (de Pasajero de otoño. Huerga & Fierro. 2018)

 

viernes, 22 de enero de 2021

Colosseo...

 


 https://intraduzionisolmar.blogspot.com/2021/01/coliseocolosseo.html?spref=fb&fbclid=IwAR1IBnwQEx4rVYyXIHP6pOpTI-or3QEeAAFONxD9_UcI2E93xXbyJwzXBsE 

 Marcella Filippi, ha traducido al italiano uno de mis poemas de "Pasajero de otoño" (Huerga&Fierro). Muchas gracias, es un honor...

 

COLISEO/COLOSSEO

 de/di Miguel Ángel Yusta

(trad. Marcela Filippi)

                                                             Las piedras del viejo Colosseo hablaron en la noche.

 Se mecía la noche entre las viejas piedras

y les prestaba un manto de muda eternidad.


Las calles dormían húmedas, frías,

desiertas y llenas de presagios.

Se ocultaba la vida en cómodos salones,

pero yo caminaba por la nocturnidad alevosa,

buscando en las esquinas del recuerdo

un instante de gloria.

Los frenos de un coche lejano

rompían el silencio 

y la tibia luz de alguna ventana

testificaba  apenas la presencia del hombre.

Yo pensaba en aquellos que habían sido grandes,

me preguntaba por la razón de sus vidas,

por su grandeza crucificada...


Sólo el silencio acudía a la cita

y entre las ruinas del viejo Coliseo

la sombra de un imperio se alzaba vacilante.


                                                            Le pietre del vecchio Colosseo hanno parlato nella notte


La notte si cullava tra le vecchie pietre

e prestava loro un manto di nuda eternità.


Le strade dormivano umide, fredde,

deserte e piene di presagi.

La vita si occultava in comodi salotti,

ma io camminavo nella notte insidiosa,

cercando negli angoli della memoria

un istante di gloria.

I freni di un'auto lontana

rompevano il silenzio

e la tiepida luce di qualche finestra

testimoniava appena la presenza dell'uomo.

Pensavo a quelli che erano stati grandi,

mi domandavo sulla ragione delle loro vite,

sulla loro grandezza crocifissa ...


Solo il silenzio si presentava all'appuntamento

e tra le rovine del vecchio Colosseo

l'ombra di un impero si alzava vacillante.


(del libro Pasajero de otoño)

sábado, 16 de enero de 2021

Ven. (Traducción al rumano . Diana Kofszynski)

 


He visto volcanes surgir
de las cimas sin fin de tus caderas.
Y agitarse, como alas de pájaros,
los bordes dorados del abismo.
Ven a tomar, sin miedo,
los tesoros marinos sumergidos.
Aprieta las rosas
sin temer las espinas.
Enfebrecido estoy ante tu vientre
y en tu altar, de locura me consumo...

(c) Mayusta. "De silencio y luz 2" 2021
 
 
 Am văzut vulcani ieşind

din culmile fără sfârşit ale şoldurilor tale.

Mişcându-se precum aripile păsărilor,

margini aurite ale abisului.

Vino să iei, fără teamă,

comorile marine scufundate.

Strânge trandafirii

fără teamă de spini.

Înflăcărat în fața pântecului tău

şi pe altarul tău, de nebunie mă consum...

(Despre linişte şi lumină)


Traducere: Diana Cofşinski



sábado, 26 de diciembre de 2020

Vals vienés.

 

Y sonaba en la noche la voz de Leonard Cohen,

profunda, llena de humo y ginebra,

amarga y terrosa. En tu honor, Federico

-Ay, pobre Federico-

lamentando las balas que a todos nos hirieron

tantas veces, tantos años...

Querido Federico, prohibido Federico.

De noche asesinado Federico...

Ya no bailas el vals de tu delirio blanco

ni corren los caballos desbocados

por las praderas verdes de tus versos.

En Viena y en Berlin, en Dresde y en Varsovia

morirían, sin remedio, tus pequeñas damas

en otro infernal vals de bombas y cañones.


Toma este vals con la boca cerrada.

Toma este vals de quebrada cintura.


Y sostenías el verso con la pasión de un samaritano,

de un joven encendido por la brasa del amor.

Nunca supimos cuánto te necesitábamos

en las noches inciertas de amores temerosos.

Loco Federico, ingenuo creyente en los hombres.


Toma este vals que se muere en mis brazos.

Toma este vals del “Te quiero siempre”.


Tu boca sin embargo nunca estará cerrada

ni morirá ese vals que Leonard revive

adornando tus versos con música de fuego,

de nieve, mar y sueños de un mundo diferente.

El músico poeta abraza cada instante

al poeta del verso herido

por la barbarie contraria al pensamiento.

Sin orillas el río, sin conciencia los hombres

seguimos sin poder bailar en paz.

 

Toma este vals que ha estado muriendo durante años.

Toma este vals, toma este vals. 

Es tuyo ahora. Es todo lo que hay. 

 

Gracias a los dos, desde estos años tristes

donde tantos “te quiero” tan pronto se vacían

y los valses ya son sólo de cartón piedra

Parece ser que nunca aprenderemos

-qué pena Federico y Leonard Cohen-

a darnos ese abrazo que nos llene de luz.

Ay, ay, ay, ay....

 

(c)Miguel Ángel Yusta. 2017 

Suzanne

 

Suzanne

Eran aquellas noches de horas blancas,

de estudio apresurado de materias sin sentido

que habíamos dejado para el final del curso.

Excitados ya por el olor de mayo.

apurábamos un cigarrillo sin filtro

-tal vez un Camel-

y en el viejo tocadiscos de maleta,

segunda mano, 45 r.p.m.,

surgía la voz amiga de Leonard Cohen

con la profundidad de un viento huracanado

arrasando fronteras y certidumbres impuestas.

 

Suzanne te lleva abajo  

hacia su lugar cerca del río.

 

Se deslizaban las notas, lentas, ritmicas

y penetraba en el alma ese otro rio

donde yació la casada infiel lorquiana...

Y queríamos tocar, como fuera,

ese cuerpo de inalcanzables formas

que Leonard, el de la voz terrosa,

nos descubría tan lleno de luz.

 

Y quieres viajar con ella  

Y quieres viajar a ciegas.

 

No queríamos salvarnos,

ni que nos liberase el mar de un tal Jesús.

Tan solo ella, Suzanne,

solamente Suzanne,

una mano en la nuestra y la otra en su espejo.

Nada más. Confiados

porque los pensamientos se unían

más allá de los cuerpos

donde siempre ha tocado el amor.

 

Y sabes que puedes confiar en ella
porque ha tocado tu cuerpo perfecto
con su forma de pensa.

 

Sí:

viajar con ella, a ciegas

seguir ese camino a través de los años

-toda una vida entera-

desde esa juventud negra e incierta

donde nos debatíamos, sin otra escapatoria,

que las palabras vivas de Cohen y Suzanne.

(c) Miguel Ángel Yusta. 2016.

 

viernes, 11 de diciembre de 2020

martes, 8 de diciembre de 2020

"Pasajero de otoño". Prólogo de Fernando Aínsa.

 En recuerdo y homenaje a Fernando Aínsa, traigo a este blog su prólogo a mi poematio "Pasajero de otoño" (Huerga & Fierro 2018).

Siempre en la memoria.


Pasajero de otoño,

una invitación a un viaje sin retorno


La vida es lo que hacemos de ella. Los viajes son los viajeros.

Lo que vemos no es lo que vemos, sino lo que somos.

FERNANDO PESSOA


Homo viator por excelencia, trotamundos tras las notas musicales de

óperas a las que asiste en los mejores escenarios europeos —Viena, Milán, París,

Madrid, Barcelona— Miguel Ángel Yusta emprende en Pasajero de Otoño

un periplo bajo la advocación del “último viaje” de Antonio Machado cuando

anunció “me encontraréis a bordo ligero de equipaje, casi desnudo, como los

hijos de la mar”. Pero si el viaje de Machado era para abordar “la nave que

nunca ha de tornar”, el de Yusta es sabiendo —con José Saramago— que “el

viaje no termina jamás”, ya que “sólo los viajeros terminan”. Lo hace invocando

una voz, “pasajera del tiempo que arrasa los paisajes”.

Precedido de un breve preludio en el que anuncia que “nunca jamás querré

viajar a Ítaca” y de un poema —“El viaje”— donde sabe como Wilhelm Muller,

el poeta romántico alemán que inspiró el ciclo de canciones de Franz Schubert,

Viaje de invierno, que hay que encontrar el camino de todo viaje por sí

mismo. En su búsqueda, Yusta escucha un organillero solitario (“a quien ya

nadie escucha”) que renueva de esperanza su camino. Ha comprobado que “a

la gloria te lleva el padecer”, un padecer que pudiera sospecharse sufrido por

un amor de antaño.

El viaje de Pasajero de otoño combina el recorrer escenarios prestigiosos

largamente cantados por otros poetas —París, Roma, Grecia— a los que renueva

con sugerentes imágenes y una experiencia íntima que va urdiendo con

la conciencia y la angustiosa sensación de un final de trayecto no muy lejano.

El propósito inicial de su viaje es doble: regresar a París para recorrer nuevamente

la línea 6 del Metro donde descubre “miradas veladas de monotonía” y

el raro vaivén de gente azarosa y extraña”; la del bus 76 multirracial (negros,

árabes, indios, checos y polacos entre sus pasajeros) viajando hacia el Louvre;

buscar inútilmente la tumba de Edith Piaff en el cementerio de Père Lachaise;

admirar el Sena dormido (“cloaca de París sólo redimida por miles de poetas

impertinentes”); la Gare d’Austerlitz, (“monumento a los que pudieron llegary a los que se quedaron en el camino”), pero también para ir empapándose del

spleen que inmortalizó Baudelaire y hacerlo con nuevas metáforas y reparando

en los detalles todo lo que ha cambiado desde entonces en el restaurante

La Coupole, en el mercado callejero del bulevar Charonne y en las notas de

intensa variedad cultural de sus calles.

Porque Yusta es un habitué de París. En el París de Pasajero de Otoño,

Yusta transmite la alegría de haber hecho suya la ciudad y poder repetirse con

Juan Luis Panero “esta ciudad tendrá tu nombre para siempre”, tras sus numerosas

visitas, desde las escapatorias del régimen franquista de su juventud

al complacido reconocimiento urbano de ahora. Ha ido viviendo como suyos

los cambios de la Ciudad Luz, como se la llamaba, sin insinuarnos en ningún

momento el patético anuncio de César Vallejo “Me moriré en París con aguacero/

un día del cual tengo ya el recuerdo”. Nuestro poeta, por el contrario, se

ha dicho: “volveré a esta ciudad que está en mi vida para encontrar la llave,

las puertas de la perdida dicha”.

El versátil poeta del amor (Pavesas, 2012; Amar y callar, 2013; De silencio

y luz, 2015), este reconocido coplista aragonés, prefiere admirar nuevamente

el Palais Garnier, aunque atemorizado escuche el murmullo y las

pisadas de siglos que lo rodean; el Museo de Orsay donde residen “sus pintores”

(Lautrec, Van Gogh...), los “luminosos signos de admiración” de las gárgolas

de Notre Dame, escuchar al trompetista del Metro que “deja volar sus canciones

eternas”. El poeta vaga en soledad por las calles, museos y plazas de París. No

tiene compañera en la que apoyarse, le basta, no sin cierta satisfacción autocomplaciente,

gozar de mi compañía”. Puede repetirse: dondequiera que vayamos

encontramos que “ya estábamos ahí”.

Si en París el autor de Pasajero de otoño hace de su soledad, la única

protagonista de su vagar por calles, museos y plazas, en Roma se siente que un

ser amado lo acompaña para caminar “cogidos de la mano”, o acariciar su rostro

en la Piazza Navona y sentir que se encienden “lenguas en los vientres”.

Sin embargo, ante las aguas de la Fontana di Trevi, no puede sino musitar

una oración incomprensible/ mientras recuerda las tormentas/ que sin piedad

azotan su camino.” El poeta vuelve a estar solo y revive su memoria:

Madrid, El Cairo, Roma, Barcelona,/

Viena, Estambul, París/

o la dulce Lisboa/

y tantos otros sitios que pueblan mi recuerdo”.


Grecia está entre esos recuerdos. Allí acude nuestro poeta, finalmente, para

encontrarse “desnudo ante ese mar” y exponer su flanco sin temor. Comprueba

entonces que “ni tormenta ni soles/ han podido abatir tanta belleza” y piensa “si

es preciso/ estrellar en las rocas esta barca de rumbo equivocado,/ pero de puerto

cierto.” Sus pasos coinciden sin querer con los de Henry Miller en El coloso de

Marusi para participar de la luminosa atmósfera y del brillo del sol griego.

En Grecia, el poeta podría repetirse con Juan Ramón Jiménez “Andando,

andando; que quiero oír cada grano de la arena que voy pisando”, aunque,

tal vez, su esperanzado dirigirse hacia “los pájaros del alba” no hace sino corroborar

que “no se recuerdan los días, se recuerdan los momentos”, al decir de

Cesare Pavese. Y Pasajero de otoño está lleno de “momentos” para recordar.

El viaje de Yusta se programa en otoño, estación del año con la que se asimila

el declive de la edad, en que las fuerzas del cuerpo languidecen, pero

donde una madurez ganada con el tiempo se revierte en una mayor sensibilidad

para percibir el mundo que se recorre, esa “nueva forma de ver las cosas”

de que han hablado tantos viajeros. Pienso en Voltaire que hizo de los viajes

de Cándido un venero de experiencias y en Henry Miller que tras mucho deambular

por el mundo se refugió entre naranjales en California para rememorar

con nostalgia su vida o en Jack London construyendo un paraíso para,

una vez concluido, cerrar la puerta e irse.

En el poema final Pasajero de otoño, dividido en nueve partes —tal vez

el más conmovedor de todo el poemario— Yusta se embarca en un tren que

pudiera ser mi último transporte”, munido de un billete que debe llevarlo “a

paisajes luminosos”. Lo hace sintiendo que “se hace largo ya el viaje/ lleno de

noches largas y silentes/ que asfixian soledades presentidas”. En ese último viaje

las “manos” se duermen para ser “raíces que buscan la fusión/ con la cálida

tierra y convertirse/ en flores con el riego de unas lágrimas”. Son “días de negra

incertidumbre/ cuando el viaje se acerca a su final”.

Son momentos en que recuerda la “música de Verdi y de Puccini”, el sol de

Grecia y Roma. Se dice entonces, a modo de propósito, “Cuando parta, no miraré

hacia atrás”. Tras la lectura de Pasajero de otoño estamos seguros de

que Miguel Ángel Yusta cumplirá su palabra.


FERNANDO AÍNSA

Zaragoza, octubre 2017

Archivo del blog